La electroterapia es una disciplina que se engloba dentro de la medicina física y rehabilitación, y se define como el arte y la ciencia de tratamiento de enfermedades por medio de la electricidad.

La electroterapia consiste en la aplicación de energia electromagnética al organismo, con el fin de producir sobre él reacciones biológicas y fisiológicas, las cuales se aprovecharán para mejorar distintos tejidos cuando se encuentran en enfermedades o con alteraciones metabólicas de las células que componen dichos tejidos, que a su vez forman el cuerpo humano.

Se basa en los fenómenos provocados en los tejidos por el paso de la electricidad.


NMES : Estimulación eléctrica neuromuscular

Se utiliza con éxito en la rehabilitación médica y como complemento deportivo a todos los niveles.

El objetivo de estimulación muscular eléctrica es producir contracciones o vibraciones en los músculos. La actividad muscular normal es controlada por los sistemas nervioso central y periférico que transmiten señales eléctricas a los músculos. NMES funciona de forma parecida pero utiliza una fuerza externa ( el estimulador ) con electrodos colocados en la piel para la transmisión de impulsos eléctricos a los músculos. Los impulsos estimulan los nervios para evitar señales a un músculo específico que reacciona contrayéndose de la misma forma que la actividad muscular normal.

Puede utilizarse para reforzar músculos debilitados por cirugía, una fractura, etc…, y reforzar la movilidad. Es también un instrumento excelente para la rehabilitación en casos de apoplejía, para ayudar a los pacientes a entrenar el agarre con las manos y el andar.

TENS : Estimulación nerviosa eléctrica

Proporciona buenos resultados en casos  de dolor agudo y crónico de muchos tipos. Es un método utilizado por fisioterapeutas, quiromasajistas y deportistas de élite.

TENS de alta frecuencia activa los mecanismos inhibidores del dolor del sistema nervioso. Los impulsos eléctricos de los electrodos, conectados en la piel sobre la zona dolorosa o cerca de ella, estimulan los nervios para bloquear las señales del dolor al cerebro y así el dolor no es percibido.

TENS de baja frecuencia estimula la liberación de endorfinas, la sustancia de alivio del dolor propia del cuerpo.

TENS no tiene efectos secundarios. Puede ser suficiente como única forma de tratamiento, pero és también un complemento valioso para otros tratamientos.

Mapa